Fail

Hacer jabón es algo así como mi terapia. Me considero una persona introvertida y en ocasiones me cuesta un poco de trabajo expresar o comunicar lo que siento. Dentro de el arte y la ciencia detrás de formular y hacer jabón encontré mi “happy place”. Cada ingrediente, cada color, cada detalle refleja lo que siento en ese momento.

Cuando hablamos de jabón NUNCA estamos en control absoluto. En un segundo la mezcla de jabón se puede espesar, calentar hasta hacer un volcán, separarse y cambiar por completo lo que ya teníamos en mente.

A la hora de formular o diseñar me dejo llevar por todo lo que me rodea, en ocasiones la inspiración llega en el momento menos esperado.

Cargo conmigo una libreta donde anoto y dibujo mis ideas para desarrollar en el taller, la mayoría de las veces el resultado es completamente diferente; algunas para bien y otras para mal. A todos nos ha pasado, ¿no?.

Aquí les comparto un ejemplo, “Drunken Dragon” fue uno de esos trabajos en los que pasas minutos, en ocasiones horas y te sorprende a la hora del corte. Estas barras las trabajé con una mezcla bastante espesa para que me permitiera “moldearla”  y darle la forma de una llama de “fuego”.

Luego de algunos 30 minutos dando forma con mi cuchara, mi capa final se espesó demasiado.

•Para evitar burbujas es necesario golpear el molde para que todo el espacio dentro de el molde esté cubierto por jabón.

Esta vez golpeé el molde demasiado (I know) y olvidé todo el trabajo que había pasado moldeando mi fabulosa “llama de fuego” y “humo” dentro de mi jabón. El resultado, capas de jabón sin forma y sin sentido pero que a su vez me encantan.

Hacer jabón me ha enseñado a tener paciencia, a instruirme, a ser constante y a aceptar que no siempre estamos en control de todo lo que nos rodea.

Fragancia:

•Whiskey

•Dragons Blood

 

Colores: Mad Micas

•True Red Set

•Pumpkin Head

•Bright Yellow Raincoat

•Activated Charcoal

•Black Oxide

•Satin Pillowcase

•Sparkle Sunshine eco-glitter

Leave a comment